¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

domingo, 6 de enero de 2013

The first and last day.

Cuando la puerta se cerró detras mía y caminé hacia dentro del bar no me llegué a dar cuenta de cuanto me estaba doliendo el paso del tiempo.
Hasta que todo se volvió una simple y efímera secuencia en la que muchas personas poseían vasos, carteras llenas de monedas que rodaban por la barra y unas camareras mezclando colores.
A decir verdad, no llegué a escuchar a nadie porque tan solo miraba de cristal en cristal, aunque tampoco me hubiera importado probar contenidos nuevos, pero no creo que hubiera soportado lo que conllevaba arrastrar una más. 
Tiraban de mi hacia un lado, hacia otro. Me llaman desde una mesa y me llamaban de otra. Había un flash a la derecha y otro a la izquierda.
Una segundo, un minuto, una hora, un día. Un tiempo que no hacía mas que desperdiciar.
Una canción tras otra canción y una correlación de historias que estaba oyendo que no me interesaban una mierda.
Y no hubo absolutamente nada que me despertase.
Yo sola estaba disfrutando de mis propios recuerdos mientras hacia aquel estúpido acto de presencia.
Revivia el dolor del labio y miraba la media luna que tenía en la cara pensando que hubo sido real aunque dejara de existir.
Respiraba porque era un acto involuntario pero la autentica realidad era que no tenia ningun tipo de poder de decisión sobre eso y que si seguía en aquel lugar no era por mi, sino porque esperaba un poco más de mi propio destino.
Tenía la ansia de poder hacerlo bien esta vez, pero me pregunté algo más extraño aún que todo esto, ¿se puede tener un buen fracaso?
Y decidí irme porque me cansé de aprender de los errores y no aprender de lo bueno de la vida, aunque aún yo misma se que cada noche me dormiré pensando en lo que significa el color verde, que el rojo brille o que el blanco sea un paraiso personal.
Y sé que me animará acariar todo aquello que he vivido realmente porque de futuro no sé pero de pasado he decidido que puedo sacarme una carrera.
Pero todo esto, solo fué un sueño. Un buen y agradable sueño.