¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

miércoles, 25 de mayo de 2011

Sangre Llameante.

En aquellos momentos opté por olvidar incluso mi nombre.
¿A quién podían importarle los pasos que una simple humana pudiese dar?
Y es que ya ni si quiera me importaba aquel insignificante término:
Humana..Incluso se me hacia lírico pensar que yo pudiese ser algún día de ese modo.
Ser normal, un poco mas normal al menos. Un poco mas parecida a todo aquello que no da miedo a una sociedad, a lo que no le temen los grandes grupos y huyen los pequeños. 
Aquello que es frívolo porque lo es y no porque lo crea.
Un mundo natural. Un mundo actual.
A cada latido que pasaba, mas dormida estaba. 
Como si te mecieran en una cuna cuando eras bebe y nada ni nadie pudiese perturbar esa tranquilidad.
Fui perdiendo el control de mis extremidades poco a poco.. disfrutando de aquel maravilloso momento en el que por fin tocaba la ultima cuerda del arpa de la vida, y con paz lo hacía.
El cosquilleo fue avanzando como mariposas entre el campo, recorriendo mi cuerpo. Creando dibujos místicos y agradables a mi parecer. Desde las puntas de mis dedos del pie hasta el ultimo bello que había en mi nuca.. Aproximándose cada vez mas al corazón y por tanto a mi cerebro. 
Ya nunca mas tendría que pensar si debía o no debía despertar. Porque el sueño me estaba comiendo y yo.. no podía hacer nada..
Entonces escuche un pequeño pitido cerca de mis oídos.
Entonces sentí un cosquilleo mayor cerca de mi estomago.
Entonces alguien apretó de tal forma mis manos que incluso lo noté.
Entonces unos cientos de agujas me fueron clavabas ¡justo en el corazón! 
Y mi cuerpo se convulsionó hasta que tuve que comenzar a retorcerme sin saber que mas hacer a parte de intentar resarcirme de un nuevo ataqué.
Sin visión, sin oído. Sin noción de un lugar, una referencia o un simple 'aquí' para poder eliminar esa angustia que ahora me corroía. 
Recibí una bofetada que paro mi cuerpo en seco. Y es que ahora estaba mas decidida que nunca a no volver a moverme, abrir los ojos, hablar o incluso respirar si era necesario. 
Unas luces comenzaron a cegarme, parpadeantes y blancas como nunca las había visto. 
Empece a notar muchos dedos metiéndose en mi ojos, unos los abrían, otros los movían, y otros simplemente me hacian daño.
A los pocos segundos frenó en seco aquella masacre contra mí, lo que me hizo comenzar a rezar para que no volviese a pasar. 
Y aunque me negaba a mi misma el permiso para volver a conectar mis oídos al mundo exterior, por unos instantes no pude evitar hacerlo, por pura saciedad de tranquilidad
Y escuché un grito. 
Un nombre.
Y acto seguido una frase.
Entonces estallaron las luces, los cristales y los muebles que antes tuvo que haber. 
Estruendos por todos lados y sobretodo gritos. Muchos gritos de pánico y sorpresa. Agudos y graves, sonoros y bajos. Hubo un repertorio a elegir. 
Noté de nuevo aquel sabor a metal fino que se entremezclaba con mi saliva, la sangre fresca otra vez corría por mis venas. Acelerada, llameante y sobretodo herviente. 
Sed de información. 
¿Quien me había conseguido sumir a tales torturas hasta hacerme perder la cuenta de ellas?
Sed de venganza. 
¿Por qué a mi? ¿Acaso los que perdimos nuestra alma antaño no tenemos derecho a descanso?
Sed de sangre. 
Y es que me moría de hambre. 
Los culpables de prender la llama del odio, del recuerdo y de la muerte de nuevo deberían pagar las consecuencias de sus actos.
Y al abrir mis ojos, y sentir como de nuevo se volvían rojos por el fluir de mi propia sangre, vi todo aquello que una vez amé y alimentó.
Miedo, pánico, terror, temblores, miradas despavoridas, huidas precipitadas, gritos desconsolados.. 
De nuevo desperté y desde lo mas alto de mi palco, vi sus sangres correr.




sábado, 21 de mayo de 2011

El comienzo de las horas.

Quise volver a buscar el reloj. Todo se había vuelto oscuro de nuevo.
Las puertas daban portazos violentamente y las maderas de las estanterias crujían creando una melodía de estruendos acompañada de aquella interminable canción.
No podía dejar de pensar que me movía, aunque sabia que mi cuerpo estaba totalmente estático. 
Me dolía la garganta y quería toser, pero sabia que eso me delataría.
Y si eso pasaba, sabia que no volvería a contar mis latidos por mucho mas. 
Habían pasado 129600 latidos de mi corazón e intentaba constantemente hacer un calculo de a cuantas horas equivalía  pero en mi cabeza había un estallido constante de pensamientos sin conexión ni sentido.
Luces, colores, imágenes, destellos, lugares, sonrisas, llantos, saltos y caídas. Producían vértigo y ceguera a la vez. Pero por encima de todos los recuerdos que me pudieran atropellar, estaba el terror. 
El sentir correr ese sudor frío por tu frente, gota a gota, hasta que se desliza por la espalda, columna abajo hasta llegar a su fin y morir como cada célula de ti lo hace cuando no respiras. 
Temía volver a abrir los ojos y volver a escuchar mi propia voz, romper aquella simulación de paz que producía en aquel lugar el simple estallido de muebles.
A pesar de ser una cárcel interna, no me importaba perdonarla. 
No me importaba tener que buscarle un punto positivo a estar allí enmismada, sin contacto y sola con mi propia yo. 
Por un lado quería salir de mi, quería abrir los ojos y gritar. Gritar mi nombre y gritar que amaba vivir. Que adoraba despertarme cada mañana y que no podría vivir sin mis noches. Lo que me atropellaba por momentos cortos pero intensos la euforia necesaria para creer por unos instante que realmente podría despertar.
Pero el verdadero lado en ese momento era que no me importaba en ninguna medida hasta que punto tuvieses que estar callada, con los ojos cerrados y contando mis latidos y cada gota de sudor. 
Porque no quería ver como todo había desparecido una vez mas. Como solo me quedaban mis recuerdos y la certeza de que la rabia que sentí una vez me condicionaría volver o no a mis raíces.
Con aquel sol. Con aquel ruido de motos rodeándome y aquellos niños jugando en la puerta de mi lugar. 
Porque prefería la incertidumbre, la misma que mantenía la llama viva en mi de que si todo era realmente una simple pesadilla, cuando me despertase incluso podría reírme. 
Calor, la idea de poder escapar de aquella oscuridad me producía asfixia. Era como si aposta, alguien subiese el termómetro. 
Pero aún, con el tiempo incierto que había pasado, no había decidido que hacer. 
No sabia que parte de mi sería mas fuerte. Y por el momento no quería saberlo. Quizás sea cierto que existen las malas costumbres que acaban con las personas. Aún tenía que comprobarlo 
El frió. Creo que siempre ha sido el camino mas fácil. 
Ser de hielo. Sentirte hielo. Simular al hielo. 
¿Por que? Porque en realidad cuando eres de hielo, solamente estas dormido.
Y dormir nunca ha dolido.




viernes, 20 de mayo de 2011

Don't cry.! The life isn't easy but you must be brave and move on.
Fight until you drop.



martes, 17 de mayo de 2011

¿Me odias.?

Me odias pero me copias.
Me odias pero me sigues. 
Me odias pero no paras de hablar sobre mi. 
Me odias pero me piensas al principio y al final de tu día. 
Sigues mis pasos, comentas mi ropa, mis fotos y mi vida.

Copias mis palabras, mis frases, mis historias y haces el intento de tener mi vida. Mis respuestas, mis preguntas, mis acciones, mi forma de enfrentar los problemas.
Vives a cada segundo de ti, de un recuerdo que antes hubo en mí.
¿Y que provocas? Me provocas diversión.
Me odias, pero soy tu modelo a seguir, quizá no sea odio, quizá sea envidia o admiración.
¿Y lo mejor?
Me la pelas.. 
Me la vas pelando..
Más aún.. 


¡Tsk!









lunes, 16 de mayo de 2011

Mentiras.

Siempre recurso al que recurrir en tantas y tantas ocasiones por diversos motivos. Pero ¿qué nos lleva realmente a acudir a ella? Bueno, hay muchas razones, unas más válidas que otras, para hacer uso de la mentira. La más común es aquello de "por no herir los sentimientos de la persona"; otro es "por tomar la vía más fácil y rápida".
El caso es que sin darnos cuenta, más que en un recurso, la mentira acaba por convertirse en una solución a nuestros problemas y, muy a menudo, lo que hace es empeorar las situaciones que hemos de resolver.




domingo, 8 de mayo de 2011

Extrasensorial.

Era tan de noche que apenas yo veía. Apenas veía mas allá de aquellos cuantos pares de ojos que me miraban como si de un enemigo se tratase.
Debajo de la acera había 6 ojos que penetraban en mi pero que no crearon inmutacion alguna. No crearon otra cosa mas que desconcierto y a la vez un poco de miedo al percatarme de su elevado numero.
¿Tres gatos mirándome?
Yo tenia una tarea.
Debía seguir mi instinto.
No podía fijar la vista mas allá de la oscuridad y el movimiento de aquel pequeño cuerpo. Él hacia que sintiera en mi un instinto asesino. Algo depredador se despertaba.
No sabia donde estaba exactamente.
A las 12 tenia un bordillo. A las 3, seis pares de ojos penetradores. Y a las 9..
-¡Te cazé!-pensé instintivamente.
Lo tenia entre mis ¿zarpas?. Aquel cuerpo rígido y mullido, que chirriaba y mordía cada parte de mi intentando escapar de su vil final.
Le agarre por la derecha y acto seguido me mordió. Pero solo provoco que su final me excitase aun mas.
Y le acogí por la izquierda, haciendo que su desaparición fuera lenta y dolorosa.
Pero.. antes de hacer un movimiento final, sentí como se rendía y se ponía rigida entre mis uñas. Fue entonces cuando paré.
¿Cargo de conciencia por matar? ¿Por seguir mis instintos?
No podía ser.. ¿o si?
Entonces, afloje mis zarpas. Si, eran zarpas.
Mis zarpas aflojaron su cuello y esta se cebo con ellas, haciéndome estremecer de dolor.
Maldito bicho repugnante.
Finalmente,mi rata murió. ¿Cómo? Con un simple movimiento de rotación y un hondo mordisco en su delicioso cuello. ¿Por qué?
Porque mi debilidad es la falta de escrúpulos.






Un bonito viaje durante la noche. ¿No crees gatito?

sábado, 7 de mayo de 2011

6# Aprende.

Estúpidos planes perfectos, que luego salen mal.
Y sí, te quiero, pero llámame cuando madures. 



martes, 3 de mayo de 2011

5# Comete errores.

Cáete mil veces.
Tropieza otras mil.
No te levantes del suelo si no quieres. ¿Para que? Sabes que de ahí no vas a pasar.
Pero yo te digo ahora:
-Todos nos caemos, desde que nacemos lo hacemos. Cuando mama nos saca de su barriga, caemos al mundo.
Cuando intentamos andar, caemos al suelo. Cuando montamos en bici, caemos siempre a un charco de barro por el cual mama grita después porque es ella quien lava la ropa (ahahaha).. y así, en un circulo constante.
Pero, si te levantabas con 3 años, ¿Por que no lo vas a hacer ahora?
Ya eres mayor, ya tienes experiencia. Ya sabes curarte las heridas tu solo.
Vive, lucha, tropieza y cae, pero vuelve a luchar y a mancharte la ropa si es necesario, pero nunca decaigas, porque incluso en los peores momentos, es posible sonreír.
Creedme. No soy ni la primera ni la ultima que cae, pero si soy la primera en sonreír cuando esta en el suelo, porque se ha caído de la bici y esta cubierta de barro. :)
Por eso, me gusta cometer errores.
Porque lo perfecto, no siempre te hace sonreír. Y porque los errores, te obligan a aprender.. pero sobretodo a aprender a reír.



lunes, 2 de mayo de 2011

4# Siente.

Con todo lo que sé.
Con todo lo que aprendí.
Es ahora cuando me doy cuenta de que la verdad, es solo un sueño mas.
Que la verdad solamente tu la puedes crear y que es eso lo que nos diferencia de los demás.
Somos un grupo de personas culpables solo y exclusivamente de perseguir nuestros sueños hasta alcanzarlos.
Somos culpables de que esos sueños se llamen realidad y que la realidad se llame sueño.
Me declaro culpable de haber sentido.. hace mucho. Tanto que hasta lo olvidé.
Me declaro culpable de haberte creído, de haberte seguido, y de haberte secundado los pasos, por haber confiado ciegamente en ti.
Pero tu, mejor amiga, solo eras humo. Un humo que al terminar Abril y empezar Mayo, un año mas desaparece.
Un mentira que me gusto creer.. ya que nunca había sentido que era estar contigo.
Tenerte conmigo. Creyendo que todo era perfecto y esforzándome por hacerlo con ilusión.
Pero nada es verdad. Ya nada es real.
Ya no sirve lo que aprendí. No sirve que vi, que hice, que dije. No sirve pensar. Ya no puedo ser mortal.
Solo se vivir siendo lo que soy.
La pequeña Claudia de mamá.
No tengo la culpa de que no me quisieras, me esforcé.
Lo intenté. Pero quizás podría haberlo hecho mas. También lo asumo.
Pero no te culpo. Y no me culpo.
El destino es cruel, incluso para Mei y April.
Incluso para Alba y Claudia.
Porque todo se resume a esto. A tres palabras.
Inmortalidad, mejor amiga.
Pero incluso la inmortalidad puede acabar contigo. Incluso tu y yo podemos morir.
Pero, ¿sabes?
Mi personalidad no se merece lo que estoy haciendo. Soy el 2% distintivo, de un 100% igualitario.
Tu elegiste la multitud. Y yo por el contrario, preferí el exclusivismo.
¿Pero que le puedo hacer? Al principio de los tiempo, tu me hiciste así. Cuando aun te preocupabas de ser mi madre, de ser alguien que me sujetaba me diste solo una norma básica:
Nunca escojas el naranja. Elige siempre el rosa.
Y ahora entiendo porqué.
Debo elegir el naranja. Y solo así podré ser yo. Seré la Claudia de mamá y la Mei de mis amigos.
Pero sobretodo, Alba para mis mejores amigos.
Siempre te quise, no lo dudes.
Pero el tiempo corre, y los sentimientos con él. Me has escuchado mil veces, pero ahora, no importa porque ni si quiera se quien eres. Y ya ni si quiera me importa aprender.



3# Baila.

Ajústate el vestido, pisa fuerte con esos tacones de los que te sientes orgullosa y pídele al Dj que te dedique la canción y cuanto mas fuerte suene mejor.
Pídele que grite tu nombre porque es tu cumpleaños. Y luego súbete a la tarima y baila como si fuera la ultima vez que fueras de fiesta.
Alza las manos, mueve la cintura y menea la cabeza.
Tararea, canta y ¡Grita!
Desfásate o no eres adolescente.







Diviertete.





domingo, 1 de mayo de 2011

2# Disfruta.

Porque las salidas que repiten siempre el mismo camino, siendo así una rutina amarga y estúpida, contigo siempre son diferentes, divertidas y especiales.
Nuestro caretazos son inimitables.
Porque nuestros cigarros en el banco son únicos.
Nuestras charlas indescriptibles.
La lealtad y fidelidad que nos tenemos inigualable.
Y es que aún siendo un humano, eres como no, solamente MI humano.
Algo que te hace mas especial aun dentro de lo normal que debes ser.


Oh, si. Intentad acabar con 14 años de amistad que nos unen. Oh si, ¡intentadlo!
ahahahahahahahahahaha.
Mei y Jose



1# Diferenciate.

Se ríen de mí porque soy diferente, yo me río de ellos porque son todos iguales.
Me critican por ser diferente, y yo les critico por ser todos iguales.
Me ponen una etiqueta porque piensan que soy como ellos y yo, les etiqueto a todos por igual porque a esta gente ¿En cuenta? Nunca les debéis tomar ;).





Después, piensalo. Con el paso del tiempo, sé que volveré a ser como antes. Es lo normal, es lo que debo hacer, y tarde o temprano, asumiré la vida real, pero, ahora piénsalo bien.
¿Me querrás igual?