¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

lunes, 17 de diciembre de 2012

Confessions for lost reasons.

Sé que voy a estar durante mucho tiempo sin saber que decir, reescribiendo lo que quiero escribir porque no sabré como decirlo y temiendo cada una de mis decisiones.
Y aunque quizás incluso sea poco tiempo, mas bien escaso, el que ha podido pasar desde que me siento así, comparandolo con el tiempo que deberá pasar hasta que todo pueda tener la posibilidad de volver a su cauce.. es una cuesta eterna.
A cada segundo, donde solo cuentan minutos y conexiones que no hacen mas que agravar cada terror al que me voy a tener que enfrentar.
Soy consciente de que no voy a estar segura. No hoy y seguramente no mañana.
¿Algún día? Me lo planteo.. pero no se que decir.
No sé donde estoy yo misma y no se hasta donde llegar a confiar en el valor que cada persona le da a cada palabra.
Vivir es más complicado que una filosofía.
No quiero que penseis en mi cuando me leais. Quiero y escribo esto solo para ello, que penseis en vosotros e intento hacer algo que no hicieron por mi hasta que ya era tarde y había aprendido sola y a base de golpes.
¿En que momento pensais parar? ¿Hasta donde estais dispuestos a llegar sin límites? 
Quiero que os planteeis si de verdad sois vosotros o es el mundo quien os esta manejando, que no os pongais excusas y frente a un espejo os mireis, os digais lo que pensais de verdad, y solo vosotros mismos os escucheis.
Podeis luchar por un potencial, por obtenerlo y aumentarlo y aprovechar el que ya teneis, estructurarlo y utilizarlo. O podeis ser las marionetas de un grupo de personas que creen saberlo todo sobre vosotros solo porque a su parecer eres un tipo de imagen.
Una maldita y jodida imagen que puede arruinar vuestra vida en la mayoria de los casos si no aprendeis a controlar a tiempo vuestra edad.
Hasta que yo no sentí, asumí y desterré toda excusa del porque soy quien soy, no me dí cuenta realmente de que quería aquello por lo que luchaba. De que no era una rutina de la cual no sabía como salir, sino que de verdad, y con el corazón, estaba enamorada de eso que posiblemente ahora ya no exista.
 ''Y aún asi, me piden que no piense en el fin del mundo''
¿Fin del mundo? Yo soy el fin de mi propio mundo.
Un control del que carezco, una ambición que mal proyecté y en resumen, una hilera de errores de los que hasta hoy, que he ido de bruces contra esa pared, no había visto que me seguian.
Errores que han arrastrado a otros de por medio.
¿Sabeís? Siempre he definido a dos tipos de personas, las que hunden y las que son hundidas, pero nunca me había planteado que se siente estando a un lado u otro, y ahora se lo que se siente perteneciendo a ambos, juntos, enlazados y a la misma vez.
Y este preciso asunto ha hecho que pierda la noción.