¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

viernes, 10 de junio de 2011

Final.

Y pasaban las horas mientras que mi indignación crecía.
Con solo una mochila de equipaje, y sin destino fijo. 
¿Por qué? Porque pensé realmente que estaba pasando. 
Y pensar me llevo a la conclusión de que todo lo que tenia, y todo lo que había conseguido amasar no me servía en absoluto. 
Y ese camino me llevo a la linea de que por una vez, era yo quien se había cansado de tanta superioridad superficial como la que todos habían adoptado en aquella familia. Lo que me provoco una desembocadura de pensamientos irracionales, pero que al pensarlos tenían cierta noción racional. 
Piensa, pienso, piensas, piensan.. 
¿Pensamos realmente?
El mundo se cree de oro completo cuando solo es piedra bañada. Y solo unos pocos 'valientes' se atreven a investigar quien es oro en realidad. Y aun así, apenas se encuentra, pero no por que no abunden.. ¡Que va!
Es que el mundo es demasiado estúpido para valorar lo que tiene porque solo piensa que necesita mas y mas y mas y mas.. Hasta alcanzar el punto de creerse completamente brillante cuando solamente es una molécula mas medio rota incluso en mitad de una nada que no tenemos claro que existe o no. 
¿Triste? Si, mucho. 
Entonces conforme me iba acercando a mi pequeño hogar, supe que debía seguir mis propios instintos. 
Seguir a lo que vosotros llamaríais corazón y que yo llamo razón. 
Pape y lápiz en mano, sentada en un banco donde por primera vez el sol me hacia sentir a gusto, desglose a la humanidad, cercionándome de que el legado que tanto temíamos/seguíamos, nunca existió.
Poco a poco, me fui dando cuenta de que si yo había sido capaz de averiguar el porque de todas los atropellos cometidos a lo largo de nuestros tiempos, los demás también podrían con un poco mas de esfuerzo y quizás mas horas.
-Claro, ahora entiendo las películas de dominación extraterrestre.-reí para mis adentros.
¡Eran tan fácil!
Objetivo--->El mundo.
Estructura--->Investigación encubierta.
Final--->La guerra
Fallos--->Subestimar a los enemigos.
Dios, como me reí con aquellas teorías.
Durante los lanzamientos de fuego y mi despertar, no me cercioné de la situación que hubo, cometiendo el primer gran error al confiar en una posibilidad aun sin comprobar. 
Viendo como todos fueron callendo uno tras otro.. amenaza tras amenaza. Plan tras plan sobresaliente. 
Porque actuaron como rivales independientes en una guerra de un todos contra todos. 
Y mientras derramaban lágrimas, diatribas contra ellos mismos incluso, sin razón alguna, yo disfrutaba del panorama.
Y finalmente, di carpetazo a mis planes. ¿Como?
Prendiendo fuego a todos aquellos recuerdos, todos aquellos sucesos que me hacian parecerme a ellos. 
A sus errores, a sus lágrimas, a sus caras destrozadas por el cansancio y la batalla. 
Y es que ya no quería vengarme, y mucho menos verles morir otra vez entre mis llamas. 
Ahora quería que vivieran. 
Porque cuando vives, sufres. 
Porque viviendo, ardes. 
Y porque eso solamente lo provocas tu. 
Pero sobre todas las teorías que podamos formularnos al cabo de nuestra vida, me basé en el simple y divertido hecho de imaginar sus caras cuando llegaran a mi misma conclusión. 
Que después de todo, siendo humano vives tu propia perfección, en la que sufres, lloras y sientes. Pero cuando lo haces naturalmente te creas tu propio oro,  y es eso lo único que te podrá diferenciar de los demás.