¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

sábado, 8 de noviembre de 2014

Síndrome de los artistas

Aquellas noches se volvieron un síndrome para los grandes artistas.. ''El miedo al folio en blanco''
Y así comenzaron a olvidarse las grandes mentes de lo grande que era el mundo de las ideas.
Ya nadie desayunaba con diamantes, nadie usaba Chanel para dormir.
Decaían como las flores al entrar el invierno, perdiéndose en cada estación unas cuantas horas más.

Sentados en aquella barra privada con unas voluptuosas copas bebían y reían. Pareciera que el tiempo jamás pasó entre ellos dos. Hablaban al son de la música que discretamente adornaba la velada pero en el fondo ambos sabían cuanto se habían extrañado.
En la vida nada pasa por casualidad.
Ella pensaba que verle sonreír iluminaba su vida mientras él luchaba contra sus propios demonios intentando disfrutar aquella tímida velada.
Pronto ambos llegarían a la conclusión de que las vigésimo cuartas partes también son buenas.
¿Podría hablarse de estrategia? Aquella noche no.
La noche se creó solo para ellos dos.
Entre miradas cruzadas y bocas secas por el alcohol y el deseo.. La identidad de ambos por primera vez en mucho tiempo se volvió diferente. No tenían que cuestionarse.
Mientras ella soñaba con él, él la atrapó en la vida real.
Esa en la que no tenían nada en común, en la que no compartían lo que sentían, esa en la que solo uno mismo es capaz de estar con uno mismo.
Se dio cuenta de que no importaban las barreras que se pusieran, ambos acabarían con cualquiera que pudiera interponerse en aquel momento entre sus labios.
No importaba que las paredes se derrumbasen o que se oyeran las palabras erróneas y las preguntas equivocadas.
Simplemente ella le amaba de tal manera que prefería arder entre sus brazos a morir abrasada por el deseo de gritarle al mundo lo mucho que temía olvidar lo único que la hacía feliz.
Pensaban de la misma manera..

Así fue como ella finalmente huyó de la realidad y se lanzó a un vacío que solo las personas que realmente han encontrado al amor de su vida pueden entender, porque no son nuestras decisiones quienes definen quienes somos sino nuestro compromiso con ellas.




XO-XO
Mei Bosch