¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

domingo, 16 de febrero de 2014

Erase una vez, un viejo amigo..

Un día un viejo amigo mio me susurró ''para mi siempre serás mi Coco''..
Durante mucho tiempo pensé exactamente el por qué de esa frase, el por qué alguien veía en mi la posibilidad de comparar la vida de Coco Chanel, -esa viva mujer e imagen de la fuerza, la valentía, la clase y el talento nato- con la mía -una recién estrenada como adulta con muchos sueños y un larguísimo camino de espinas por delante-. O como podía alguien ver que mi trabajo, mi dedicación o mi supuesto don para la moda y la combinación fueran equiparables a todo lo que una persona importante como ella consiguió.
A veces me planteo la posibilidad de sincerarme y poder decir que por fin he conseguido desahogarme y seguir adelante sin ningún lastre del pasado.
A diario simplemente pienso que si de verdad soy tan fuerte como creo, el pasado no va a arrastrarme a esa situación.
Otras por el contrario me escondo en el infantil pensamiento de si no lo digo no es real.
Continuamente la mente de una persona enamorada suele ser el mayor caos al que se pueda caer, la mente de una persona enamorada puede no ser normal. Puede pensar cosas que no existen y hacer que existan o por el contrario arruinar lo que existe por algo que no. Puede darte los mejores momentos de tu vida o por el contrario llevar consigo los peores que vayas a vivir. 
Pensaba que lo que alguien veía de mí era solo la imagen que proyectaba que ¿por qué no si eso es justamente lo que esta viendo? Todo apuntaba siempre a la superficialidad de las historias, a lo que percibimos de lo que ven que a la vez nos cuentan, de como lo llevan, de como lo hacen y de como lo comentan. 
Llegué a cambiar de parecer con frecuencia -en intervalos de un minuto a otro- dándole toda la razón a todas las posibilidades y a la vez quitandoselas por pura rabia.
Llegué a estar realmente enfadada con el mundo por no dejarme entender que significaba cada palabra que ese viejo amigo me susurró.

''Esos viejos años con esos viejos amigos. Con aquellas tardes interminables esperando a que cayera la noche, las cuales significaban que empezaba a tener la posibilidad de volverle a ver.
Aquellos atardeceres de verano preparando planes imposibles de rechazar. Aquellas largas noches sentados mirando las estrellas hablando de cualquier cosa sin importar que hora fuera.. si teníamos o no que volver a madrugar. 
Aquellas fiestas locas con aquellos extraños y llamativos juegos.. aquella tensión, aquellos gritos estúpidos e incluso aquellas malas maneras de terminar lo que bien había comenzado.
El que no importase la edad sino la mentalidad, los defectos sino las virtudes.
Aquel miedo que fue creciendo con el paso del tiempo y que por el contrario nunca jamás se fue. Aquel desagradable sentimiento que aún hoy no consigo definir en pocas palabras..
Aquel primer día entre música de feria y el sonido de mi teléfono dio mucho en lo que pensar para los restos''

Ese viejo amigo que no se reconocer ahora fue la primera persona que no hizo el trabajo por mi, el que no me solucionó la vida, el que ni si quiera estuvo para hacerla mejor o más fácil.
Él con su actitud contribuyó al simple hecho de caer en la cuenta de la verdad.
La frase quizás solo quería decir eso que tanto miedo me ha dado siempre.
Puedo sobrevivir estando sola y no dejarme caer en el intento.
Que si bien es cierto, es algo que siempre he temido a la vez que he querido conseguir.
Esa frase un día sin querer marcó un antes y un después del que él no se llegó a percatar nunca.
Era real que las palabras siempre son importantes.. las palabras mueven el mundo y lo dominan si actúas, pero el movimiento es lo esencial para poder llegar a algún lugar.

Ahora que todo me va bien, que mis sueños se comenzaron a cumplir, que mis metas van llegando a su lugar en mi lista de cosas ya conseguidas y que cada día me gusta mas mi personalidad, habiendo perdido el miedo a dar las gracias por un cumplido y no ha rechazarlo como si no me lo mereciera, que tengo en quien confiar cada mañana cuando me miro al espejo sin que me importe lo que el resto del mundo vea ahí reflejado, puedo decir que, ese viejo y yo hicimos no hicimos lo correcto, hicimos nuestra vida.


¡Buenas noches!










Chaqueta: Vintage 
Vestido: Sfera
Tacones: Zara
Tiara: DIY