¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

miércoles, 27 de abril de 2016

Sopa o sexo ¿De que parte estas?

¡Buenas tardes mis queridos polluelos!

Con polémicas desde el título me dispongo a lanzar una baza a favor de otro estilo de vida, de uno diferente a lo que es lo normalmente aceptado.
Es cierto que los tiempos están cambiando, que no solo la tecnología esta avanzando, sino que el estilo de vida que conocimos como familiar y centrado, maduro y casado a los 30 con hijos, casa y una larga hipoteca de facturas médicas de nuestra mascota, se va acabando poco a poco.
En mi caso, soy esa clase de chica que se ha sentido culpable siempre, y aun por ocasiones o según el momento, sigo sintiendo que no formo parte de lo que se acepta en la sociedad.
¿Le doy vueltas a las cosas? Si, pero es una buena forma de aprender a elegir.
Con todo esto, me quiero referir al conocimiento de 
¿Sois de sopa por la noche para madrugar y levantar a los niños o sois de salir después de trabajar a disfrutar la vida?
A mis estrenados 20 años, quiero sumarle este planteamiento, este entresijo de decisiones, para poder empezar una etapa de mi vida a la que siempre he querido llegar.
El hecho de vivir en familia, de vivir en pareja o de tener un trabajo estable del cual, sales igual que entras, con poca ilusión debido a la rutina, me han hecho plantearme, ¿que quiero realmente en la vida?
Mi mayor sueño siempre ha sido despertarme un día, en mi pequeña casa, un estudio en el que seguro tendría que hacer malabares por su escaso tamaño para guardar mi ropa, mi material de trabajo o poder incluso hacer una cena decente que no incluyese sopas de sobre, fideos en 3 minutos o sandwiches acompañados con vino.
Mi sueño ha estado siempre en el punto de mira de una gran capital, de la que sería LA CIUDAD, esa en la que si caminas en la hora punta, no vas a andar sino que la gente te va a arrastrar.
Mis sueños siempre se han posado en la libertad, en un trabajo que no me supusiera un trabajo, sino que fuera una pasión aunque me llevase dedicación de 24h diarias.
Levantarme un dia y mirar por la venta, café en mano y pensar, *lo he conseguido*.



Desde hace varias semanas, con mi cambio de domicilio a Sevilla, me he visto envuelta en una vida completamente diferente, donde la familia, la vida en pareja e incluso el tener una mascota como si un hijo fuera, son el centro y el vértice de cada acción.
Donde se suceden las reuniones familiares y las noches en el salón viendo la tele después de trabajar, sin espacio o salida.
Y no porque sea malo vivir ese tipo de situaciones pienso esto, al contrario, me hace feliz ver que hay gente que tiene una vida que quiere y disfruta, pero ¿y yo? ¿y mis sueños?

Pensar todo esto, me llevo a un evento genial, porque es cierto que para comentar o criticar, debes conocer ambas caras de la moneda si quieres conseguir algo constructivo. Si quieres pasar de quejarte de lo muy mal que llevas tu camino y encontrar el rumbo adecuado.
Llegue sin saber muy bien como, a una boda. A una muy parecida a la que hacen mención a diario mis familiares que será la mía muy prontamente.
-¿En serio, Brooklyn casándose? ¿Brooklyn siendo ama de casa o dejando de salir en mitad de la noche por simple gusto para disfrutar con unos cascos y un buen paseo?
Pues, me lo planteé.



Gracias a Elegancia y al Hotel Ayre Córdoba asistí a una mas que cerrada Demo de lo que podría ser nuestra boda el día de mañana.
Un completo despliegue de marcas, figurantes, complementos y cocina de diferentes partes con la que puedes contar en ese día tan especial.
Teníamos desde Mary Kay maquillando, hasta Rosa Clará vistiéndonos, al mas puro estilo Beverly Hills. 
Camareros con Ristretto al llegar y Barmans repartiendo cocteles después de comer. Comida gourment en presentaciones espectaculares, y sobretodo, una puesta en escena que ni la princesa Diana habría podido soñar. PALABRA DE BLOGGER.
En mi caso, creia por un momento que empezaría a organizar mi propia boda solo por todo aquel ambiente en el que me había dejado envolver rápidamente.
Unos profesionales con los que mas de una novia habría agradecido trabajar, la verdad sea dicha.
Pero ¿somos de sopa o somos de sexo?






Quizás el día de mañana sea capaz de levantarme de la cama al grito de *SI QUIERO MI AMOR* y me convierta en esa chica feliz que aparece en las películas, que con dinamismo organiza una boda por todo lo alto, pero oye, hasta entonces, me declaro partidaria del Sexo.
Y si es con alguien que quiero, mucho mejor. 

¡HASTA EL PROXIMO POST!
XO-XO
Mei Bosch