¡Mas Bloggeros!

Traductor

Facebook

martes, 4 de marzo de 2014

El diario de un diario.

Y es que en cierto modo, no quiero mi felicidad.
Pero lo que debería de plantearme es ¿por qué existe una posibilidad que la oculte?
Cierto es que no siempre podemos ser felices, que el día es muy largo y los minutos por muy cortos que sean pueden volverse nuestros mas constantes enemigos. 
Cierto es que el tiempo es lo que abarca la definición de ese ''todo'' que tanto tememos y que la vida se auto afirma a cada paso como el propio todo, lo cual convierte a lo bueno y lo malo en el paralelismo de un sinónimo.
El temor no es mas que eso, una simple pieza más del puzzle que por H o por B, algún listo puso en nuestra vida como una piedra con vida, pero que crece o se bifurca sin llegar a desvanecerse.
Si bien sigue siendo complejo, el hecho es que somos nosotros quienes cultivamos cada momento, lo que podría ser perfectamente un jardín que cultivar como nuestra vida.
Cada uno a su manera, cada uno a su especie pero sobretodo, cada uno con su propio criterio de verdad.
Dicen que le doy vueltas a las cosas, que la vida es simple y que todo lo que viene se baja tanto como todo lo que sube baja pero, y no sin restarle razón a mi constante discurso individual, ¿acaso es mejor no complicarse?
Puedo decir sin ese primer temor que no ha habido nada fácil, ni para mi, ni para nadie.
Digo claramente que la felicidad no es un síntoma de la facilidad sino de la madurez que el mismo tiempo te da.
Y sobretodo, puedo defender a capa y espada que como cualquier persona, joven, mayor, mejor o peor, con mas y con menos, cada día al complicarme la vida con lo que pienso me doy cuenta de que en contra de un hecho del que me arrepiento  puedo poner dos de los que me siento orgullosa.





Vestido : Blanco
Chaqueta: Stradivarius
Cinturon: Primark
Botas: Ebay